Santa Clara

Fundada en 1689, la capital villaclareña atesora museos, iglesias y parques  llenos de historia y cultura. La posición geográfica es envidiable a 267 km de la Habana, 74 de Cienfuegos, 88 de Trinidad, ciudad declarada patrimonio de la Humanidad, y por tanto lugar de paso en una o dos noches pero que merece la pena transitar. Fue  testigo de batallas por la liberación de Cuba para demostrar la genialidad de Ernesto Che Guevara, y recrearla como el símbolo que es hoy el Guerrillero Heroico.  En su complejo escultórico, que guarda sus restos y de varios de sus compañeros en Bolivia. Los proyectistas de la obra se comparten entre Jorge Cao y Delarrra (José de Lazaro). Una escultura de bronce se presenta vigilante sobre la ciudad, en un pedestal de 16 metros. Luego de inaugurado se sumó el mausoleo Frente de las villas. El complejo brinda además servicios de proyección de videos, eventos científicos y exposiciones de artes plásticas de martes a domingo de 9 y 30 a 4 pm. Su proyectista fue el arquitecto Jorge cao y Lazaro conocido Delarrra, con unos 16 metros de alto. Inaugurado el 7 de octubre de 2009.el complejo brinda variadas servicios como proyección de videos de martes a domingo de 9 y media a 4 pm. Y visitas libres hasta las pm. También las huellas de Che están presentes en el parque dedicado al asalto al tren blindado el 29 de diciembre de 1959, donde se puede observar 4 vagones descarrilados con fotos de la acción. Algo que distingue a Santa Clara es su cultura, al aire libre en el parque Leoncio Vidal con la llamada banda municipal, su glorieta testigo de la llamada música culta, tiene otros elementos de interés como la escultura del niño de la bota, representando a los infantes participantes en la guerra civil de los estados unidos. A un costado del parque se encuentra el teatro de La Caridad, de estilo neoclásico, donde se presentan renombrados artistas  y músicos de Cuba  como la Buenavista Social Club, Leo Brower y Frank Fernández. En las afueras del teatro ocurre un fenómeno de vida bohemia entre los jóvenes, en el muro que rodea bautizado como el malecón. Para liberar aires de trova, usted puede visitar el centro cultural el Mejunje, creado en 1984, lugar de creaciones polifacéticos en el corazón de la ciudad, de la trova  al disco, del bolero al rock y del jazz al infinitivo. Ahora matizada por bares y restaurantes cuentapropistas donde degustar lo auténtico cubano. Si quieres varias puedes tomar un café cubano y visitar su galería de arte en sus distintas manifestaciones.